Aceite de lavanda
IVA incluido

Aceite de lavanda propiedades 

El aceite de lavanda, es valorado por sus ricas propiedades en cosmética y el cuidado personal por sus beneficios antimicrobianos, antioxidantes y antiinflamatorios. Este excepcional aceite se destaca especialmente por su capacidad de brindar una protección eficaz contra los daños oxidativos, mérito de sus componentes activos como el ácido rosmarínico y la vitamina E. Su eficacia no se limita solo a estos aspectos; el aceite de lavanda también es reconocido por su contribución a la protección de la coloración capilar y la fotoprotección

Al aceite de lavanda se le atribuye la capacidad de ayudar a aliviar los síntomas de patologías de la piel tales como la psoriasis, la dermatitis y el eczema.

La naturaleza emoliente del aceite de lavanda lo capacita para suavizar y proporcionar alivio a la piel seca o irritada, promoviendo una sensación de bienestar incomparable. Gracias a su amplio espectro de acción, el aceite de lavanda no solo mejora la apariencia de la piel, sino que también fortalece su barrera protectora y mejora la salud cutánea en general, lo que lo convierte en un ingrediente esencial en cualquier régimen de belleza y cuidado de la piel.

Aceite de lavanda para que sirve

El aceite de lavanda es una joya en el campo de la cosmética, conocido por su amplia gama de propiedades beneficiosas. Este aceite se distingue por su actividad antimicrobiana, que puede ayudar a combatir diversos hongos, convirtiéndolo en un componente valioso para productos destinados a la protección y limpieza de la piel. Enriquecido con ácido rosmarínico y vitamina E, el aceite de lavanda posee una actividad antioxidante que puede contribuir a proteger la piel y el cabello de los efectos nocivos de los radicales libres. Este beneficio puede ser crucial para ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro, favoreciendo la salud y vitalidad de la piel y el cuero cabelludo. Además, la actividad antiinflamatoria del aceite de lavanda puede ser útil en el alivio de afecciones cutáneas como la psoriasis, dermatitis, y eczema, reduciendo la irritación y el enrojecimiento.

La actividad antiespasmódica del aceite de lavanda puede ofrecer un efecto relajante sobre el músculo liso, ayudando a disminuir la tensión y el estrés. Por otro lado, su capacidad como repelente de insectos puede hacerlo práctico en la elaboración de productos que protegen contra mosquitos y otras plagas.

Se recomienda el uso del aceite de lavanda en concentraciones de hasta el 15% para formular productos cosméticos y de hasta un 10% para productos capilares,aprovechando así su potencial para ayudar en la protección antiséptica, antioxidante, antiinflamatoria, antiespasmódica y repelente de insectos. La inclusión de aceite de lavanda en estas formulaciones subraya su capacidad para enriquecer una amplia gama de productos de belleza y cuidado personal, destacando su rol esencial en la promoción del bienestar y la salud de la piel

Aceite de lavanda dónde comprar 

Al elegir nuestro aceite de lavanda, estás optando por un producto que se destaca por su versatilidad y múltiples usos en cuidado de la piel, fabricación de jabones y mucho más. Además, en Gran Velada, nos comprometemos con la sostenibilidad y la calidad, asegurando que cada paso del proceso, desde la recolección hasta la destilación y el envasado, cumple con los más altos estándares. Al comprar con nosotros, también te beneficias de nuestro conocimiento experto y soporte, listos para asesorarte en cómo maximizar el uso de tu aceite de lavanda en cada aplicación. 

Jabón casero con aceite de lavanda

Este tipo de jabón no solo limpia suavemente, sino que también aprovecha los beneficios del aceite de lavanda, conocido por sus propiedades calmantes, antisépticas, y regenerativas, convirtiéndolo en un producto ideal para todo tipo de piel, especialmente para aquellas sensibles o propensas a irritaciones.

Uno de los aspectos más destacados del jabón con aceite de lavanda es su índice de saponificación, que oscila entre 180,0-194,0 mg KOH/g. Este valor indica la cantidad de potasa (KOH) necesaria para transformar los aceites y grasas en jabón y glicerina, siendo un indicador clave de la calidad y la capacidad de limpieza del jabón.

Un índice de saponificación en este rango asegura una barra de jabón equilibrada, con una espuma rica y suave, que no solo limpia, sino que también hidrata y protege la piel.

Descarga aquí la documentación

FICHA TECNICA Descargas (236.28k)

FICHA DE SEGURIDAD Descargas (823.54k)

Productos pensados para ti

Gran Velada s.l. Reviews with ekomi.es